jueves, 28 de julio de 2011

Redondo de pollo relleno con panceta y chorizo

Este plato requiere un poco de preparación y cuidado, pero los resultados bien valen el esfuerzo. El pollo resulta muy tierno y jugoso, con mucho sabor proporcionado por la panceta y el chorizo.
 

 

Ingredientes

1 pollo entero
1 cebolla cortada fina
150 g de panceta ahumada cortada en cubitos
3 chorizos frescos o semicurados cortado en cubitos
2 dientes de ajo picado finos
1 tomate maduro o puré de tomate
1 cucharadita de orégano
1 cucharada de perejil picado fresco
1 cucharadita de pimentón ahumado (dulce o picante)
1 copita de Jerez
1 chorrito de vinagre
 

Aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparación
Deshuesar el pollo de forma que quede en una pieza entera, o pedir al carnicero que lo haga. Los huesos se pueden usar para hacer un rico caldo de pollo.
En una sartén a fuego moderado freír la cebolla en aceite de oliva hasta que se ablande y quede transparente. Añadir la panceta ahumada y seguir dorando durante unos cinco minutos o hasta que tome color. Incorporar el chorizo a la sartén y a continuación los ajos dejando que se doren durante un minuto. Verter la copa de Jerez y dejar que el líquido se reduzca un poco, añadir después el tomate, orégano, perejil y pimentón ahumado. Dejar que todo el conjunto se reduzca hasta obtener una salsa bastante espesa.
Poner el pollo en una tabla de cocina con la espalda abajo, salpimentar y colocar el relleno preparado encima. Enrollar con cuidado y atarlo con hilo de cocina.
A continuación extender un cuadrado de papel de aluminio lo suficientemente grande como para enrollar el pollo en él.   Colocar el redondo de pollo encima del papel de aluminio y enrollarlo muy bien para que los jugos se mantengan en el interior.
Poner a hervir una olla con agua y acomodar dentro el pollo enrollado con el aluminio, dejar que hierva durante 30 – 40 minutos.
Retirar el pollo de la olla y dejar que se enfrié, esto ayudará al pollo a mantener la forma redonda.  
Retirar el papel de aluminio del pollo. Calentar aceite de oliva en una sartén y dorar el pollo por todos los lados hasta que la piel quede crujiente y tenga un aspecto apetitoso. En este punto verter un chorrito de vinagre a la sartén dejando reducir los jugos.
Servir cortado en rodajas vertiendo los jugos de la sartén por encima.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario