viernes, 16 de febrero de 2018

Fish and chips (Pescado y patatas fritas tradicional inglés)

Fish and chips es una receta tradicional de bacalao fresco y patatas fritas. Se consume primordialmente como comida para llevar y en pubs, antiguamente se envolvía en papel de periódico. Por extensión también es popular en Australia, Nueva Zelanda y Canadá. 

La costumbre católica de no comer carne los viernes sigue influyendo los hábitos alimentarios de los británicos, siendo ese día el tradicional para comer pescado con patatas fritas.



Ingredientes

240 g de harina
3 cucharadas de bicarbonato de sodio
270 ml de agua muy fría
900 g de patatas
Aceite para freír
4 filetes de bacalao fresco
Salsa tártara, para servir
Sal y pimienta

Preparación
 
Para hacer el rebozo mezclamos la harina, un pellizco de sal, bicarbonato y el agua muy fría. Mantenemos esta mezcla muy fría y debería usarse rápidamente.
 
Pelar y cortar las patatas para hacer fritas. Verter aceite en una sartén profunda, hasta que cubra un tercio de la sartén y calentar el aceite a fuego medio/alto.

Freimos las patatas durante unos cinco minutos, hasta que estén tiernas al pincharlas on la punta de un cuchillo, pero sin que tomen color. Las sacamos y escurrimos el exceso de aceite. 

Para freír el pescado calentamos aceite en otra sartén a fuego alto. Salpimentamos los filetes de bacalao, los rebozamos en la masa y los freímos hasta que estén crujientes y dorados. Los escurrimos en papel de cocina por amos lados. 

Elevamos la temperatura del aceite de las patatas fritas a fuego alto y las freímos por segunda vez durante un par de minutos hasta que queden crujientes y doradas. 

Las sacamos de la sartén con un escurridor dándoles una sacudida para eliminar el exceso de aceite, las escurrimos sobre papel de cocina y finalmente las salamos. 

Servimos immediatemente con la salsa tártara. Se acostumbra a acompañar de guisantes frescos o en puré de guisantes secos. 

Receta de Rick Stein




sábado, 19 de marzo de 2016

Canelones de langostinos y merluza

Los canelones siempre han sido un plato de fiesta, quizás porque llevan tiempo a preparar pero siempre resultan muy sabrosos. Con pescado y marisco son aún más adecuados para celebraciones pero por supuesto cualquier excusa es buena para cocinar un buen plato para la familia o los amigos.  



Ingredientes

500 g de langostinos
500 g de merluza (u otro pescado blanco)
Aceite de oliva
250 ml de caldo de pescado
1 puerro
1 hoja de laurel
50 g de mantequilla
50 g de harina
250 ml de leche entera
Nuez moscada
Sal y pimienta
Queso rallado para gratinar
16 placas de canelones

Preparación

Empezar pelando y cortado la cabeza a los langostinos.  Reservar los langostinos.

En una sartén dorar las cabezas y patas de los langostinos con un poco de aceite de oliva y añadir el cado de pescado dejando que hierva durante unos minutos. Pasarlo todo por el túrmix y colarlo. Lo reservamos para añadir a la salsa bechamel.

Preparamos la salsa bechamel. Fundimos la mantequilla en un cazo al fuego y añadimos la harina que tostamos durante unos minutos.  Añadimos la leche poco o poco y sin dejar de remover para que no se formen grumos, después vamos añadiendo el caldo de langostinos que hemos preparado al principio. Una vez hecho reservamos la bechamel.

Después sofreímos el puerro cortado muy finito en aceite de oliva junto con la hoja de laurel hasta que empiece a tomar un poco de color. En este punto, agregamos los langostinos cortados en trocitos pequeños y la merluza desmenuzada. Cocer durante unos dos o tres minutos y añadir un par de cucharadas de salsa bechamel para ligar la mezcla. Dejar reposar mientras preparamos la pasta de los canelones.

Hervimos los canelones en una olla grande alrededor de 10 minutos, los sacamos y seguidamente los ponemos en agua fría para cortar la cocción. Extendemos un paño de cocina en la mesa de trabajo y colocamos los canelones hervidos encima, uno al lado del otro.

Con una cuchara vamos poniendo el relleno preparado en cada uno de los canelones, yéndolos colocando en una bandeja que hemos previamente untado con mantequilla o con un poquito de bechamel.

Finalmente ponemos la bechamel por encima, espolvoreamos queso rallado y lo ponemos al horno a gratinar hasta que quede dorado.


sábado, 19 de diciembre de 2015

Tarta de nueces pecanas (Pecan Pie)

Hacía tiempo que me llamaba la atención esta tarta de origen americano, por la buena presencia que tiene y principalmente porque no puedo resistirme a las nueces pecanas. Es consumida principalmente durante las celebraciones de acción de gracias y Navidad, pero por supuesto cualquier excusa es buena.
Acostumbra a incluir varios tipos de azúcar, siropes, melaza, etc., mezclado con huevos para formar una especie de crema pastelera a la que se incorpora nueces pecanas.
Vi esta receta en el New York Times y me dispuse a hacerla, cambiando las proporciones de algunos ingredientes, más que nada para que no estuviera tan dulce.


Ingredientes para la masa quebrada

220 g de harina de pastelería
160 g de mantequilla
125 ml de agua muy fría
1 pellizco de sal


Ingredientes para el relleno

50 ml de melazas
50 ml de miel
140 de azúcar
60 ml de mantequilla fundida
4 huevos
1 chorrito de whisky o bourbon
1 cucharadita de extracto de vainilla o azúcar avainillado
1 pellizco de sal
300 g de nueces pecanas trituradas muy finas
150 g de mitades de nueces pecanas

Preparación de la masa quebrada

Calentar el horno a 200 C

En un recipiente poner la harina junto con la mantequilla cortada en cubos pequeños. Trabajar los ingredientes con los dedos (no con las manos) hasta que parezca pan rallado. No hace falta que quede muy bien mezclado, de hecho es mejor.
Hacer un hueco en el centro de la masa e incorporar el agua mezclada con un pellizco de sal. Enharinar la mesa de trabajo ligeramente y formar una bola.
Con la ayuda de un rodillo extender la masa hasta obtener un círculo de unos 3 milímetros de espesor, debe ser lo suficientemente fuerte para aguantar el relleno.
Forrar con papel de horno un molde desmoldable de unos 20 cm de diámetro y cubrir el fondo y los lados con la masa preparada.
Dejar reposar en la nevera durante al menos 2 horas o en el congelador durante unos 20 minutos.
Una vez la masa esté muy fría, pinchar el fondo con un tenedor, cubrirla con papel de horno o aluminio y poner peso encima usando legumbres secas para evitar que el fondo suba y forme burbujas.
Hornear 20 minutos, hasta que la masa se haya fijado, luego sacar las legumbres secas, el papel de horno o aluminio que cubre la base y hornearla durante 10 minutos más.
Sacar del horno y dejar enfriar mientras preparamos el relleno.


Preparación del relleno

Calentar el horno a 140 C

En un bol y con la ayuda de unas varillas mezclar la melaza, miel, azúcar, la mantequilla fundida, los huevos y añadir un chorrito de whisky o bourbon. Agregar la vainilla y sal.
Incorporar las nueces pecanas trituradas y verter esta mezcla encima de la masa que tenemos reservada.
Con cuidado cubrir esta crema con las mitades de nueces pecanas empezando por fuera haciendo círculos y yendo hacia el centro.
Hornear de 50 a 60 minutos, hasta que el centro esté firme y al introducir un palillo salga limpio. Si las nueces pecanas se doran demasiado en medio de la cocción cubrir con papel de aluminio.

Dejar que la tarta se enfrie completamente.



martes, 27 de octubre de 2015

Hamburguesas de remolacha y queso de oveja

Esta receta bien podría titularse croquetas grandes de remolacha y queso pero por la forma y presencia me he decantado por llamarla hamburguesas. Se puede perfectamente hacer pequeños bocados a modo de croquetas y servirlas como aperitivo.
El bulgur se puede sustituir por cualquier otro ingrediente que proporcione un poco de cuerpo; sémola, copos de avena o nueces picadas no demasiado finas. Es cuestión de ir probando o de lo que se tenga a mano.
Me gusta especialmente acompañar las hamburguesas con mahonesa casera, hecha con ajo y aceite de oliva, junto con algunas hojas de ensalada, pero también resulta delicioso con yogur mezclado con tahini al que se le puede añadir ajo para que tenga un sabor más contundente. 


Ingredientes para unas 6 o 8 hamburguesas, dependiendo del tamaño

4 remolachas de tamaño mediano
150 g de bulgur grueso integral
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
200 g de queso de oveja tierno
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 huevos
1 manojo de albahaca fresca picada
Sal y pimienta

Acompañamientos: al gusto

Poner el bulgur integral en un cuenco con agua hirviendo justo hasta cubrirlo, tapar y reservar durante una media hora para que el bulgur se hidrate. Tiene que quedar tirando a seco.

Pelar y rallar las remolachas y las cebollas, añadir el ajo picado y mezclar. Incorporar el queso de oveja desmenuzado, aceite de oliva, huevos, albahaca, sal y pimienta.

Añadir el bulgur y amalgamar todos los ingredientes, dejar reposar otra media hora. Este paso es importante ya que ayuda a que las hamburguesas retengan su forma.

Formar las hamburguesas del tamaño deseado, si la masa no es demasiado compacta añadir un poco de harina. Hacer las hamburguesas, a la parrilla en una sartén con aceite de oliva, durante 2 o 3 minutos por cada lado o hasta que estén doradas. 

Servir con panecillos de hamburguesa y acompañamientos al gusto, con ensalada, patatas fritas, aguate, etc.

viernes, 24 de octubre de 2014

Coca de tomates secos y albahaca



La elaboración de panes planos con guarniciones encima es típica de todo el mediterráneo, recibiendo distintos nombres dependiendo de la zona.

En Cataluña, el levante español y en las islas Baleares son tradicionales las cocas, tanto dulces como saladas. 

Esta receta vendría a ser parecida a la tradicional coca de recapte, pero es mucho más sencilla, ya que no lleva escalibada, butifarra ni sardinas saladas. Simplemente le he puesto unos tomates secos y un poco de albahaca, por la simple razón de que tenía estos ingredientes en casa. Los ingredientes se pueden perfectamente cambiar dependiendo del gusto personal o de lo que se tenga a mano. Sin embargo, la idea de esta preparación es hacer un bocado simple, no demasiado recargado, para tomar en el desayuno o en la merienda. 

Otras combinaciones sencillas, que no tradicionales, podrían ser tomates con orégano, aceitunas con ajedrea, etc.  




Ingredientes  

250 g de harina de fuerza
10 g de azúcar
20 g de levadura fresca o una cucharadita llena de levadura instantánea de panadero
5 g de sal
150 ml de agua
40 ml de aceite de oliva
Un puñado de tomates secos
Un ramillete de hojas de albahaca
Aceite de oliva para aderezar

Preparación

En un recipiente mezclar la harina, azúcar, levadura, sal, agua y aceite hasta formar una masa suave, no demasiado líquida. Ajustar la harina o agua según sea necesario. 

Espolvorear harina en la mesa de trabajo y poner la masa de pan encima. Amasar durante unos 10 minutos hasta que la masa quede elástica y algo firme. Engrasar un bol con aceite, introducir la masa, cubrir con un paño de cocina o film transparente y dejar reposar hasta que doble su tamaño, alrededor de una hora y media pero depende de la temperatura ambiente. 

Cuando la masa haya subido, poner un poco de aceite en la mesa de trabajo, formar un rectángulo que mida aproximadamente 30 x 40 cm. Dejarla reposar durante 5 minutos. 

Poner papel de hornear en una bandeja y con cuidado colocar la masa estirada encima. Dejar reposar otra hora y media o hasta que doble su tamaño. 

Mientras tanto rehidratar los tomates secos cubriéndolos con agua durante hora o hasta que estén blandos. Cortarlos en trozos pequeños.

Cubrir la masa con los tomates secos rehidratados, espolvorear con abundante albahaca y aderezar generosamente con aceite de oliva.

Introducir en el horno previamente precalentado a 200 C y hornear unos 15 minutos, hasta que la coca esté dorada por encima.
Sacar la coca del horno y dejar que se enfríe encima de una rejilla.

 

miércoles, 11 de junio de 2014

Magdalenas con harina de coco y arándanos

Esta es una receta muy básica de magdalenas que se puede perfectamente utilizar como base de  pasteles, cupcakes o muffins. Sólo se requiere imaginación; se pueden adornar con ganache de chocolate, nata montada, espolvorearlas con una pizca de azúcar y canela mientras se hornean etc. 

En este caso he utilizado un simple glaseado de azúcar y lima persa, porque los tenía a mano, pero se puede perfectamente usar limón o lima. En mi opinión, las limas persas están a mitad de camino entre los limones y limas en cuanto al sabor, siendo un poco más pequeñas. Son muy agradables, no muy ácidas,  y perfectas para bebidas.

He usado harina de coco junto con harina normal de trigo; no cambia el sabor, pero la harina de coco incorpora fibra y hace que estas magdalenas sean un poco más ligeras. La próxima vez voy a tratar de hornear algo sólo con harina de coco. 

Estas magdalenas son perfectas para desayunar o merendar, acompañando un café y además son bastante ligeras.





Ingredientes para la masa de las magdalenas

4 huevos grandes
100 g de azúcar moreno
50 g de harina de pastelería
50 g de harina de coco
½ cucharadita de extracto de vainilla
100 g de arándanos
100 ml de whisky
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de ácido tartárico (o una cucharada de zumo de limón u otro cítrico)
  
Ingredientes para la cobertura

100 g de azúcar glas
2 o 3 cucharadas de zumo de lima o limón (usé limas persas)

Preparación  

Empezar remojando las arándonos en whisky y reservarlos. 

Precalentar el horno a 170 C y preparar una bandeja para hacer magdalenas o muffins. Si no se dispone de moldes de papel para magdalenas, untar la bandeja con mantequilla, dejar que se solidifique en el congelador, volver a untar con mantequilla, espolvorear con harina y solidificar de nuevo. Esto proceso facilita que las magdalenas se puedan retirar más fácilmente una vez horneadas.

Para preparar las magdalenas, separar las yemas de las claras. Poner las yemas y el azúcar en un bol y batirlas un buen rato hasta que queden con una consistencia de mantequilla y hayan doblado el volumen.

A continuación, se añadirá las harinas tamizadas y el bicarbonato, mezclándolo bien. Quedará una pasta espesa. 

Mezclar las claras con el ácido tartárico o zumo de limón o cítricos, y batirlas a punto de nieve fuerte. Incorporar un tercio de las claras batidas a la mezcla de yemas, harina y azúcar con movimientos envolventes. A continuación, añadir el resto de las claras también con movimientos envolventes de abajo a arriba. Por ultimo incorporar los arándanos y el whisky también con movimientos envolventes.

Seguidamente rellenar los moldes con la masa, aproximadamente tres cuartas partes de la capacidad ya que la masa crecerá.

 Hornearlas de 15 a 20 minutos o hasta que al introducir un palillo, éste salga limpio. Retirar las magdalenas del horno.

Preparar la cobertura mezclando el azúcar glas con el zumo de lima y verter la mezcla encima de las magdalenas.








domingo, 6 de abril de 2014

Naan Nokhodchi (galletas persas de harina de garbanzos)

Estas exquisitas galletas a base de harina de garbanzo tostado son de origen Persa, son frágiles y delicadas, a veces perfumadas con cardamo y/o agua de rosas, haciéndolas todavía mas delicadas. Los ingredientes básicos no podrían ser mas humildes; garbanzos, azúcar y aceite, pero una vez mezclados en la proporción adecuada se convierten en toda una exquisitez.
El cardamo y agua de rosas nos llevan a medio oriente pero imagino que otros sabores o especias podrían ir igual de bien; corteza de naranja rallada y/o agua de azahar, vainilla, limón, tal vez semillas de anís, etc,
 
 
 
Ingredientes
 
125 g de azúcar glas
150 g de aceite suave (girasol, cacahuete, etc.)
1 cucharada de agua de rosas
Semillas de 4 vainas de cardamo verde, en polvo.
250 g de harina de garbanzos tostados
semillas de sésamo
 
Preparación
 
Mezclar el azúcar y el aceite, mezclar muy bien hasta que la mezcla esté muy suave. Una batidora de mano puede ayudarnos a acelerar el proceso.
Agregar el agua de rosas, cardamo y la harina de garbanzos. Amasar bien hasta que la masa esté espesa pero manejable.
Formar un cilindro con la masa que mida alrededor de unos cuatro centímetros de diámetro, envolverlo en film transparente, formando un rulo. Guardar en la nevera unas cuantas horas, mejor durante la noche para que la masa quede firme.
Cuando la masa esté lista para formar las galletas, encender el horno a 150 C. Preparar una bandeja con papel de horno.
Colocar la masa encima de una tabla de madera y con un cuchillo dentado cortar círculos de unos 2 cm de grosor. Colocarlos en la bandeja preparada y espolvorearlos con semillas de sésamo.
Hornear las galletas de 20 a 30 minutos o hasta que las galletas queden algo doradas, pero con cuidado de no quemarlas.

 
 
Receta básica de www.persiancity.com