sábado, 19 de marzo de 2016

Canelones de langostinos y merluza

Los canelones siempre han sido un plato de fiesta, quizás porque llevan tiempo a preparar pero siempre resultan muy sabrosos. Con pescado y marisco son aún más adecuados para celebraciones pero por supuesto cualquier excusa es buena para cocinar un buen plato para la familia o los amigos.  




Ingredientes

500 g de langostinos
500 g de merluza (u otro pescado blanco)
Aceite de oliva
250 ml de caldo de pescado
1 puerro
1 hoja de laurel
50 g de mantequilla
50 g de harina
250 ml de leche entera
Nuez moscada
Sal y pimienta
Queso rallado para gratinar
16 placas de canelones


Preparación

Empezar pelando y cortado la cabeza a los langostinos.  Reservar los langostinos.

En una sartén dorar las cabezas y patas de los langostinos con un poco de aceite de oliva y añadir el cado de pescado dejando que hierva durante unos minutos. Pasarlo todo por el túrmix y colarlo. Lo reservamos para añadir a la salsa bechamel.

Preparamos la salsa bechamel. Fundimos la mantequilla en un cazo al fuego y añadimos la harina que tostamos durante unos minutos.  Añadimos la leche poco o poco y sin dejar de remover para que no se formen grumos, después vamos añadiendo el caldo de langostinos que hemos preparado al principio. Una vez hecho reservamos la bechamel.

Después sofreímos el puerro cortado muy finito en aceite de oliva junto con la hoja de laurel hasta que empiece a tomar un poco de color. En este punto, agregamos los langostinos cortados en trocitos pequeños y la merluza desmenuzada. Cocer durante unos dos o tres minutos y añadir un par de cucharadas de salsa bechamel para ligar la mezcla. Dejar reposar mientras preparamos la pasta de los canelones.

Hervimos los canelones en una olla grande alrededor de 10 minutos, los sacamos y seguidamente los ponemos en agua fría para cortar la cocción. Extendemos un paño de cocina en la mesa de trabajo y colocamos los canelones hervidos encima, uno al lado del otro.

Con una cuchara vamos poniendo el relleno preparado en cada uno de los canelones, yéndolos colocando en una bandeja que hemos previamente untado con mantequilla o con un poquito de bechamel.

Finalmente ponemos la bechamel por encima, espolvoreamos queso rallado y lo ponemos al horno a gratinar hasta que quede dorado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario