jueves, 20 de febrero de 2014

Pan de plátano y nueces


Hacia un par de días que tenía unos plátanos que debían usarse lo antes posible, si no, acababan en la basura. No nos gusta desperdiciar comida, así que me decidí a hacer un pan de plátano ya que vienen muy bien para desayunos o meriendas.
Me apetecía probar una receta distinta, en vez de usar levadura química, como habitualmente hago con los panes o pasteles de plátano, quería probar usando levadura de panadero, y así lo hice.
Al cambiar el concepto de la receta, de pastel a pan, usé menos cantidad de azúcar y mantequilla y casi prescindí de los aromatizantes, vainilla, canela, nuez moscada, etc., solo le puse un pellizco de canela para darle un punto aromático.
La harina que usé fue una mezcla de espelta e integral, simplemente porque era lo que tenía en casa, podría quedar igual de bien usando harina de trigo de fuerza, centeno, o incluso para hacerlo más nutritivo añadir un puñado de semillas a la harina o mezcla de harinas elegidas. 

Ingredientes

340 g de harina (mezcla de espelta e integral)
2 cucharadas de azúcar moreno
1 cucharadita de levadura instantánea de panadero o el equivalente en levadura fresca; unos 15 gramos
1 huevo
25 g de mantequilla a temperatura ambiente
100 ml de yogur (o nata agria si se quiere más cremoso)
1 plátano muy maduro
50 g de nueces
1 pellizco de canela en polvo
1 pellizco de sal

Procedimiento

En un bol poner las harinas y hacer un hueco en el centro. Incorporar el azúcar, la levadura, el huevo, la mantequilla, el yogur y el plátano previamente chafado con un tenedor. Mezclar todos los ingredientes juntos hasta que toda la harina se absorba y la masa forme una bola. Si la masa parece muy dura y seca, agregar un poco de agua hasta que esté suave y flexible. 
Espolvorear harina sobre la encimera, transferir la masa encima y empezar amasado añadiendo más harina, si es necesario, para crear una masa que sea suave y flexible. Continuar amasando de 5 a 10 minutos. Engrasar ligeramente un recipiente grande y transferir la masa en el recipiente, rodar la masa para que también se cubra con aceite. Cubrir el recipiente con film transparente o un paño de cocina.
Dejar que fermente a temperatura ambiente de 1 hora y media a 2 horas, o hasta que la masa haya doblado su volumen. 
Cuando la masa esté a punto, dar forma al pan. En esta ocasión hice tres panecillos que luego junté pero también se puede hacer tres cortes en la parte de encima de la masa. Humedecer la masa ligeramente con aceite y volver a cubrila con film transparente o un paño de cocina.

Dejar de nuevo a que vuelva a doblar su volumen, tardará de una hora a hora y media. 
Introducir el pan en el horno previamente precalentado a 200 C y hornearlo unos 30 minutos, girándolo a media cocción para que se cueza igual por todos lados. El pan debe quedar dorado y sonar hueco al golpearlo levemente por abajo. 
Cuando el pan esté horneado, retirarlo inmediatamente de la bandeja y dejarlo enfriar sobre una rejilla durante al menos 1 hora antes de cortar o servir.










No hay comentarios:

Publicar un comentario