domingo, 15 de diciembre de 2013

Mince pies con arándanos

Los mince pies se comen tradicionalmente en el Reino Unido durante las fiestas navideñas. Se componen de masa quebrada rellena de frutos secos, manzana, especias, sebo (grasa de buey o carnero) y licores como ron o brandy.

Esta receta es más ligera que la tradicional, prescinde totalmente de la grasa en el relleno, e incorpora arándanos para aportar frescura.

Los he probado también sustituyendo los arándanos frescos con manzanas cortadas en trocitos y los arándanos secos con uvas pasas, casi doblando así la cantidad de uvas en la receta, queda más vistoso si se usan blancas y negras. Esta segunda versión con manzanas gusta más a los tradicionalistas, el resultado es muy sabroso, pero a mí personalmente me gusta más con arándanos.


Ingredientes para la masa quebrada

240 gramos de harina
120 g de mantequilla fría
Zumo de 1 naranja mediana
Un pellizco de sal
Azúcar glasé

Ingredientes para el relleno

60 ml de vino de oporto
300 g de arándanos frescos
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de jengibre en polvo
75 g de uvas pasas
75 g de dátiles cortados en trocitos
30 g de arándanos secos
El zumo y corteza rallada de una mandarina
2 cucharadas de miel
3 gotas de extracto de almendra
½ cucharadita de extracto de vainilla
50 ml de whisky, brandy o ron

Preparación del relleno

En una sartén o cazuela grande, disolver el azúcar con el vino de oporto a fuego suave. Agregar los arándanos, la canela, el jengibre, clavos de olor, pasas, dátiles, arándanos secos, corteza y el zumo la mandarina. Cocinar durante unos 20 minutos hasta que el líquido se haya reducido y removiendo de vez en cuando.

Retirar del fuego y agregar la miel, extractos de almendra y vainilla y finalmente el licor elegido. Mezclar bien con una cuchara de madera hasta que se forme una pasta. Guardar en jarras esterilizadas en el frigorífico.

Preparación de la masa quebrada

 En un recipiente poner la harina junto con la mantequilla cortada en cubos pequeños. Trabajar los ingredientes con los dedos (no con las manos) hasta que parezca pan rallado. No hace falta que quede muy bien mezclado, de hecho, es mejor.

Hacer un hueco en el centro de la masa e incorporar el zumo de naranja mezclado con un pellizco de sal. Enharinar la mesa de trabajo ligeramente y formar una bola. Guardar la masa en el congelador durante 20 minutos o en la nevera durante unas dos horas.

Untar con mantequilla una bandeja para hacer madalenas o muffins.

Con la ayuda de un rodillo extender la masa hasta obtener un espesor de unos 3 milímetros, debe ser lo suficientemente fuerte para aguantar el relleno. Cortar discos lo suficientemente grandes para cubrir los huecos del molde de modo que sobresalgan un poquito. Rellenarlos con la mezcla preparada.

A continuación, cortar discos algo más pequeños y usarlos para cubrir cada tartita a modo de tapa.

Poner la bandeja preparada en el congelador durante unos 20 minutos para que se endurezca la masa.

Mientras tanto precalentar el horno a 220 °C

Sacar la bandeja del congelador y hornear durante unos 15 minutos, hasta que las tartas queden doradas.

Sacarlas del horno y espolvorearlas con azúcar glasé.

Receta adaptada de Nigella Lawson.





No hay comentarios:

Publicar un comentario