martes, 27 de diciembre de 2011

Galletas de alcaravea y queso curado

Deliciosas galletas saladas para tomar con queso, paté o incluso solas.


Ingredientes

175 g de harina normal
1 pizca de guindilla en polvo
1 pizca de sal
125 g de mantequilla sin sal cortada en cubos
200 g de queso rallado maduro
2 cucharaditas de semillas de alcaravea
1 huevo batido

Preparación

En un recipiente grande tamizar la harina, la guindilla en polvo y la sal. Agregar los cubos de mantequilla hasta que la mezcla parezca pan rallado grueso. También se puede utilizar un procesador de alimentos.

Agregar el queso rallado a la mezcla, las semillas de alcaravea y el huevo batido. Mezclar hasta formar una masa suave. Envolver la masa en film transparente y moldear en forma de cilindro grueso.

Separar la masa y cortar en discos de 1 cm de espesor. Colocarlos en la bandeja y hornear de 15 a 20 minutos o hasta que las galletas estén doradas y crujientes.

Si se va a usar inmediatamente, enfriar en el congelador durante 10 minutos, de lo contrario poner en la nevera y utilizarla en un par de días.

Calentar el horno a 190 º C.

Engrasar ligeramente una bandeja para hornear y dejarla a un lado.

Dejar enfriar sobre una rejilla.

Receta de Glynn Purnell, sacada del libro Great British Food Revival.

No hay comentarios:

Publicar un comentario