lunes, 14 de noviembre de 2011

Sopa de repollo, brócoli y zanahoria con semillas de alcaravea


Las semillas de alcaravea maridan muy bien con la col usándose en la preparación de la col agria típica de la Alsacia en Alemania o en pasteles en el Reino Unido. Su sabor recuerda un poco al anís siendo ligeramente picante.  


Ingredientes

1 nuez de mantequilla
200 g de panceta cortada en tiras de 1,5 cm
1cebolla picada
1 hoja de laurel
2 dientes de ajo pelados y picados
1 cucharada de semillas de alcaravea
1 vaso de vino tinto
300 g de repollo rallado finamente
100 g de zanahorias peladas y cortadas en dados de 1 cm
100 g de brócoli cortado en ramitos pequeños  
1 litro de caldo de pollo o caldo vegetal
2 cucharadas de crema fresca
Sal y pimienta recién molida negra
Hojas de albahaca para adornar

Preparación

En una sartén grande calentar la mantequilla a fuego medio y freír los trozos de tocino hasta que adquieran algo de color. Reducir el calor a fuego bajo, agregar la cebolla y el laurel y sofreír, removiendo de vez en cuando, hasta que la cebolla esté blanda y transparente, unos 15 minutos. Añadir el ajo y las semillas de alcaravea y remover durante unos minutos. Verter el vino tinto y llevar a ebullición. Incorporar de la col y las zanahorias y cocer unos cinco minutos, removiendo ocasionalmente.

Verter el caldo, salpimentar al gusto, llevar a ebullición y cocinar a fuego lento durante 15 minutos, hasta que las zanahorias estén tiernas.

Si se desea una sopa cremosa triturar las verduras con un batidor de mano y añadir de una a dos cucharadas de crema fresca y adornar con albahaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario