viernes, 28 de marzo de 2014

Bizcocho perfumado con laurel y lima

Siempre se agradece tener en casa un simple bizcocho, sin pretensiones ni decoraciones voluptuosas, acompañado de un café con leche soluciona desayunos, es ideal para tomar un bocado rápido o merienda (¡acompañado de más café!) y perfectamente adecuado para ofrecer a visitas.
Tenía en mente hornear un bizcocho con yogur, aromatizado tal vez con corteza de limón o un poco de vainilla pero quería hacer algo un poco diferente y sencillo a la vez. Estaba tratando de conseguir un poco de inspiración en algunos blogs y en uno de mis favoritos me encontré con un pastel perfumado con hojas de laurel y naranja. ¡Perfecto!

He cambiado algo la receta, he usado corteza de lima en vez de naranja porque cuando me puse a hacer el bizcocho me di cuenta que se me habían acabado las naranjas.  También cambie el tipo de azúcar usando una mezcla de mascabado oscuro y azúcar moreno. Sustituí también la crema agria por yogur natural.

El uso de hojas de laurel en pastelería ha sido toda una revelación para mí. La verdad es que nunca se me hubiese ocurrido. El aroma en la cocina, mientras  el bizcocho se hornea es muy apetecible, el sabor del pastel es dulce sin resultar empalagoso, ligero y con un sutil toque especiado debido a las hojas de laurel.

Es sin duda una receta que voy a mantener y por supuesto también lo voy a probar perfumado con naranja.


 
 
Ingredientes
 
100 g de mantequilla sin sal
10 hojas de laurel frescas o secas
230g de harina para todo uso
100 g de azúcar mascabado oscuro
100 g de azúcar moreno
1 cucharadita de levadura
½ cucharadita de sal 
1 corteza de lima rallada
½  cucharadita de extracto de vainilla
125 g de yogur 
3 huevos grandes                         
                                                            
 
Preparación

En un cazo derretir 85 g de mantequilla y añadir las hojas de laurel. Retirar del fuego y dejar infusionar la mantequilla con el laurel alrededor de una hora. 
Precalentar el horno a 180C. 
 
Untar con mantequilla un molde alto de unos 20 cm., espolvorear con harina y dar la vuelta para sacar el exceso. 
 
Colocar las hojas de laurel uniformemente espaciadas en la parte inferior del molde preparado, ayudándose con mantequilla para que no se muevan.

En un bol grande, mezclar la harina, los azúcares, la levadura y la sal. Añadir la corteza de lima rallada, ½  cucharadita de extracto de vainilla, yogur y la mantequilla infusionada. Si la mantequilla se ha endurecido demasiado volver a apenas calentarla para fundirla. 
Finalmente agregar los huevos y mezclarlos hasta que estén incorporados pero sin mezclar demasiado la masa. 

Verter la masa en el molde preparado, teniendo cuidado que las hojas de laurel permanezcan en el fondo. 

Esparcir el resto de la mantequilla en forma de pomada encima de la masa y sellar el resto de hojas de laurel de forma que más o menos cubran la masa. 

Hornear de 40 a 50 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro del bizcocho salga limpio. Es mejor hornear un poco menos que más de lo necesario para evitar que se reseque.
 
Retirar del horno y dejar enfriar durante 10 minutos. Pasar un cuchillo alrededor del perímetro del bizcocho y volcar sobre una rejilla, quitar las hojas y dejar enfriar por completo antes de cortarlo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario